Los beneficios de la barbacoa para los negocios de hostelería

Apr 30, 2020 Home 0 Comentarios
Los beneficios de la barbacoa para los negocios de hostelería

Los beneficios de la barbacoa para los negocios de hostelería

La barbacoas o parrillas son un complemento ideal para un negocio de hostelería, un elemento diferenciador que puede hacer destacar nuestro establecimiento de otro de la competencia. La mayoría de los comensales disfrutan del sabor de la carne, el pescado o las verduras a la brasa, por lo que representan un potente reclamo para captar más clientes.

Ventajas del uso de barbacoas en la hostelería

Aunque la barbacoa o parrilla permite que se cocine cualquier tipo de alimento, tal y como se mencionaba anteriormente, su uso está muy asociado con la preparación de carnes. Muchos son los clientes que acuden a los restaurantes que cuentan con ellas para degustarla, y es que se consigue potenciar su sabor y una textura exquisita. En este sentido, esta es la principal ventaja para el negocio, la atracción de clientes.

Cocinar la carne en la barbacoa le proporciona un sabor único, ya que permite desgrasarla sin perder su sabor y con un acabado realmente jugoso. En el proceso de cocinado, la grasa que cae en las brasas se quema y le confiere un toque muy característico que se reconoce fácilmente en el paladar. Los amantes de la carne suelen preferir esta forma de preparación, aunque no hay que despreciar los matices que se consiguen en pescados y mariscos.

A nivel nutritivo, las carnes a la brasa también presentan interesantes ventajas, pues contienen menos grasas y se potencia su sabor, pudiendo prescindir de salsas y condimentos, por lo general altamente calóricos.

Diferentes modelos de barbacoa profesionales

Hay muchos tipos de barbacoas diferentes que hace que los resultados varíen considerablemente de un modelo a otro. Una de las diferencias principales está relacionada con la forma en que transmiten el calor a los alimentos. He aquí algunas claves para elegir el modelo perfecto para cada negocio, ya sean modelos de interior, que pueden estar equipados además con fogones o planchas, o para exterior, barbacoas de carbón o leña.

Barbacoas de gas

Las barbacoas de combustible gaseoso son las que utilizan GLP o gas natural, permiten mayor rapidez en la preparación de los alimentos y suelen ser las más utilizadas en cocinas industriales cerradas. A su vez, se subdividen en varios grupos en dependencia de si utilizan o no algún material indirecto para transmitir el calor o si, por el contrario, lo hacen de forma directa.

Estas últimas, las barbacoas de fuego directo, se caracterizan por transmitir calor directamente a los alimentos y también a la parrilla. Para cocinar lentamente, se recomienda tapar los alimentos y conseguir el calor por convección.

Algunas barbacoas utilizan las briquetas de cerámica compactada, que son 100% ecológicas y renovables, y se encargan de mantener y distribuir el calor de manera uniforme. Se consigue con ellas un alto rendimiento, eliminando puntos fríos, reduciendo, a su vez, las llamaradas.

Cuando se utiliza la piedra volcánica, los quemadores de gas las calientan y estas desprenden calor a la parrilla de forma uniforme y constante. Son muy saludables, ya que los alimentos no se queman.

Las barbacoas que utilizan carbón incombustible refractario son muy utilizadas en restaurantes y cocinas de hoteles. Se sitúan sobre soportes de acero inoxidable o se sobre mesas de trabajo.

Barbacoas de combustible sólido

Son aquellas utilizan leña o carbón vegetal. Las de leña son las que consiguen los sabores más tradicionales y se utilizan en los restaurantes especializados en carnes a la brasa o en aquellos que quieren ofrecer platos cocinados a la barbacoa de gran calidad.

Estas barbacoas son de mayor tamaño y, debido al proceso de combustión de la leña y el carbón, es recomendable que sean utilizadas en espacios abiertos.

Barbacoas profesionales eléctricas

Su uso es muy habitual en negocios de restauración en los que no se preparan demasiados platos a la parrilla, ya que el sabor que se obtienen es neutro, sin el característico toque de la barbacoa. Funcionan gracias a una resistencia eléctrica, tardan más en calentarse que las de fuego directo y se demora la preparación de los alimentos.

Barbacoas según el tiempo de calentamiento

Elegir un tipo de barbacoa u otro va a depender de muchos aspectos, entre ellos, el tiempo que tarda en la calentarse la superficie en la que se desea cocinar. Las que consiguen que sea inmediato son las de fuego directo, mientras que las que utilizan briquetas de cerámica, piedra volcánica o carbón refractario tardan unos veinte minutos.

Las barbacoas tradicionales tardan más tiempo, las de carbón en torno a cuarenta minutos y las de leña más de una hora. Como cabe suponer, su uso queda relegado a esos negocios de hostelería que cuentan con una importante oferta de platos cocinados por este método.

Otras variables a tener en cuenta son el consumo medio y el tamaño de las instalaciones, en base a los comensales a los que se debe atender al mismo tiempo o el espacio disponible en la cocina o en la terraza donde se vaya a situar.

Share This Post :

Leave a Reply

* Name:
* E-mail: (Not Published)
   Website: Site url with http://
* Comentario:
Type Code
arrow_upward