¿Qué son y para qué sirven las cortinas de aire?

Mar 9, 2022 Home 0 Comentarios
¿Qué son y para qué sirven las cortinas de aire?

Las cortinas de aire son excelentes soluciones para mantener controlado el ambiente que hay en el interior de las industrias y de los locales comerciales que tienen que tener sus puertas o portones abiertos. Con este sistema, se evitan pérdidas de energía innecesarias y, también, se eluden las molestosas corrientes de aire que se crean a través de estas entradas o salidas abiertas.

Estos dispositivos generan una barrera imperceptible a la vista mediante corrientes de aire, que separa, de manera eficaz, el ambiente exterior del interior.

Estas cortinas están controladas unidireccionalmente, moviéndose por todo el ancho y alto de la abertura de la puerta. De este modo, se reduce la transferencia de aire de un lado de la puerta al otro, impidiendo, también, que el polvo, los humos, los malos olores y los insectos voladores accedan al interior del local.

Estos aparatos ayudan a generar unos espacios más agradables a los clientes y empleados, regulan la temperatura y la humedad interior. Así mismo, se optimiza el consumo de energía, obteniendo una mayor eficiencia y reduciendo, por tanto, las emisiones de CO2.

Ventajas de las cortinas de aire

Las ventajas o beneficios que se obtienen al instalar las cortinas de aire se pueden clasificar en varios grupos:

Rentabilidad comercial

Al producir el “efecto puerta abierta”, se incrementan las ventas al acceder al local mayor número de personas. Así mismo, estando la puerta de entrada abierta, actúa como escaparate, dejando ver a las personas el interior del local.

Como no hay puerta física, la entrada es libre, siendo el acceso más fácil para personas discapacitadas, carritos de bebé, etc. Además, se crea un efecto psicológico que invita a entrar. Por otro lado, aumenta el espacio útil de la entrada y la sensación de bienestar de clientes y trabajadores.

Creación de un ambiente saludable e higiénico

El entorno se verá notablemente más saludable, reduciendo, por tanto, el absentismo laboral. Así mismo, y como ya se ha comentado, además de impedir la creación de las molestas corrientes de aire va a evitar la entrada de insectos y plagas, polvo, humo, humedad, malos olores… al interior del local. Es, por tanto, una importante ayuda para mantener un ambiente interior agradable con las puertas abiertas.

Ahorro en energía

Otro de los factores importantes por los que se apuesta por este tipo de tecnología de cortinas de aire es que logra disminuir las emisiones de CO2. Y es que, las pérdidas que se producen de los espacios acondicionados con estos aparatos son menores. En términos generales, disminuye el consumo del equipo principal, tanto de refrigeración, como de calefacción, en un ahorro que se estima de entre un 80% y un 90%.

Mayor seguridad

La sensación de espacio se incrementa y, con él, también la de seguridad. Al no existir barreras físicas, aumenta la visibilidad y, por tanto, se evitan colisiones.

En el sector industrial es muy frecuente usarlas en las cámaras de frío. El motivo es que disminuye la formación de niebla, la entrada se mantiene seca y no se llega a formar hielo en el suelo.

Por último, cabe resaltar que ejercen de eficaz barrera contra el humo del fuego, con una simple adaptación especial.

¿Cómo funciona una cortina de aire?

Aunque el aparato se parece físicamente a los del aire acondicionado, su funcionamiento es diferente.

En estos aparatos, el aire entra por la rejilla de entrada, que en algunos casos actúa como filtro. De este modo, sirve para proteger a los componentes internos del polvo. El aire que entra es comprimido por los ventiladores que hay en su interior y lo dirige a través de la rejilla de salida hacia la puerta abierta.

Las lamas de las rejillas son regulables para poder cambiar el rendimiento de la cortina de aire según la situación y las necesidades. Cuando están funcionando, las cortinas de aire se pueden regular de varias maneras. Una de ellas es usando un mando a distancia controlando, de este modo, la velocidad y potencia de ventilación. Otra sería haciéndola funcionar de manera continua y automáticamente por medio de sensores.

Hay cortinas de aire con calefacción, éstas tienen una batería (vapor, agua cliente o fría, eléctrica, gas directo o indirecto, etc.), con la que enfriar o calentar el chorro de aire (jet). La calefacción se usa para que las personas no sientan un chorro de aire frío cuando atraviesa la puerta y, además, para climatizar la cantidad de aire de la entrada.

Tipos de cortinas de aire

Estas máquinas se categorizan según el tipo de circulación (recirculación y no recirculación) y según el modo en que llevan a cabo la descarga de aire (verticales y horizontales).

De recirculación

En estos sistemas el aire que se expulsa se recoge de nuevo y se canaliza para retornar la cortina de aire. Son mecanismos más eficientes, aunque más costosos y su instalación es compleja.

De no recirculación de aire

Expulsan directamente el aire al ambiente. Son los más utilizados por su menor coste, siendo su instalación y mantenimiento menos complejo que el anterior.

Según la descarga del aire, las cortinas de aire pueden ser:

Descarga horizontal

Es cuando la expulsión del aire se realiza desde arriba hacia abajo o desde abajo hacia arriba. Las instalaciones que más se ponen son las de descarga de aire de arriba hacia abajo, porque se suelen instalar en la parte superior de las entradas. En la instalación desde abajo hacia arriba, están empotradas en el suelo, son por lo tanto más caras, pero más eficaces en términos termodinámicos.

Descarga vertical

Es cuando la descarga de aire se realiza de un lado hacia el otro, pudiéndose colocar en cualquiera de los dos lados de la entrada.

Share This Post :

Leave a Reply

* Name:
* E-mail: (Not Published)
   Website: Site url with http://
* Comentario:
Type Code
arrow_upward